• Ale

Así fue

„La mujer mas peregrina, se orina.

Por más compuesta que esté, se pee.

Por mas caritas que haga, se caga.

Mea, pee y caga.

Pa’ qué?“


- "Ve y entonces ahora qué sigue? Me van a operar o qué?"

Le pregunté al enfermero de turno, que en general nunca sabe nada.

- "No sé, doña Alejandra, hay que esperar lo que diga el médico"

Obviamente...no tiene ni idea. Pero ahora que lo pienso bien, nadie nunca sabe nada.

- "Ya vengo" - me dijo.

- "Bueno"

Me terminó de acomodar la almohada y salió del cuarto. Al menos es querido el enfermero. Me quedé sola en el cuarto y me puse a pensar en las muchas veces que no me pudieron responder preguntas. Yo ya no me acuerdo pero aparentemente en una ocasión le pregunté a mi abuela que si mi abuelo tenía pipí. Hasta el sol de hoy, no he recibido respuesta. Hubo otra vez y de ésta si me acuerdo, que le pregunté a mi papá sobre el origen de los bebés y su respuesta fué „preguntale a tu mamá“. Y de esas hubo varias, como la primera vez que un niño me invitó a salir con él a cine. Mi mamá no estaba entonces me tocó preguntarle a mi papá y me dijo „pues...mejor preguntale a tu mamá“. Lo mismo pasaba basicamente cada vez que necesitaba que alguno de mis papas me recogiera „preguntale a tu papá“ o „preguntale a tu mamá“. O la vez que pasamos al lado de una peluquería y los peluqueros estaban sentados afuera y yo le pregunté a mi papá si ellos eran gays y mi papá me pellizcó el brazo. Quién sabe...todas esas preguntas se quedaron sin resolver. Pero bueno, al menos son preguntas que se responden solas con el tiempo, a medida que se madura. Hay otras que no. Hay otras que requieren de mucho conocimiento muy específico para ser respondidas; como en mi caso actual, necesito que me operen o no? Eso solo me lo puede decir el médico. Pero ésta es la situación que mas me molesta. Cuando hay alguien a quién preguntarle y la respuesta es „eso si es con el jefe“.

"Señorita, cuál seria el mejor inversión de mi dinero en esta situación?" – Eso lo tiene que aclarar con el jefe. "Disculpe señor, este arreglo mas o menos en cuánto me sale?" – Eso si ya toca que arregle con el jefe. – "Necesito que este contrato esté terminado la próxima semana. Cuánto tiempo se van a demorar en hacerle los cambios y firmar?" – Eso depende ya del jefe.

El jefe, el jefe. Por qué nadie le puede responder a uno y ya? Por qué siempre tiene que ser el jefe? Yo creo que es que la gente no entiende como funcionada nada, pero el jefe si, entonces hay que preguntarle a el. De pronto por eso es jefe.

Estaba tan concentrada en mis pensamiento que no me dí cuenta que había alguien parado en la puerta. Era mi papá. Teniendo en cuenta que tengo 89 años y que no lo he visto desde su muerte hace como 30, tengo que decir que es una sorpresa muy grata.

- Quiubo papi, que más!? Cómo estás!?

- Bien vieja, gracias. Vos que?

- Pues bien papi, gracias. Aqui.

Se acercó a mi cama caminando, observando el cuarto y apenas se sentó, ya era mi hermano.

- "Uuy habláme, bien o que??" - le dije.

- "Qué más ve? Cómo te ha ido?"- me preguntó.

- "Pues bien mirá. Acá en las mismas que vos hace tres años cuando te moriste. Yo creo que a mi ya casi me toca también"

Se rió un poquito y en lo que yo parpadeé, ya era mi mamá esta vez.

- "Mamazorca!"

Sonriendo y con su voz que conozco tan bien me dijo:

- "Pince, ya es hora"

Y la verdad es que a mi el polimorfismo ya me estaba pareciendo muy sospechoso y cuando me salió con lo de „ya es hora“ le pregunté:

- "Vos sos la muerte o qué?"

- "Si"

Me respondio muy amablemente un señor bien parecido de smokin y unos 70 años. Sus ojos azules, grandes y amables mirandome fijamente como con una sonrisa.

- "Ve y el cielo existe?"

Se me acercó lentamente. Ya era una mujer negra, también mayor, de ojos café pero con mirada igual de amable e inteligente y la misma sonrisa.

- "Si solo tuvieras una última pregunta, un último conocimiento que te pudieras llevar, eso es lo que preguntarías?" - me preguntó.

- "NO!"

Uno en 89 años aprende muchas cosas, especialmente a priorizar y esa ya no es una pregunta prioritaria para mi. Además, si el cielo no fuera a existir, no puedo arriesgar a morirme sin saber algo más grande, más importante. Esta es la pregunta cuya respuesta nunca encontré y que me gustaría mucho oir, porque la tuve toda la vida, independiente de la edad y madurez:

- "Cuál es el sentido del universo? Para qué todo ese espacio, todo ese tiempo, toda esa materia y energía? Para qué todo eso, si igual también va a morir??"

- "No sé. Yo no hice las reglas del universo. Habría que preguntarle al jefe"

Fin.


29 views0 comments

Recent Posts

See All